Causas de la Infidelidad

La infidelidad forma parte de todos nosotros, de hecho, hay estudios en donde se ha demostrado que el 50% de los adultos ha sido infiel en algún momento de su vida y evidentemente las motivaciones o causas pueden ser muy variadas, ya que se implica tanto lo psicológico como lo biológico y, por otro lado, tampoco se puede decir que los hombres son más infieles o las mujeres, ya que, a pesar de estudios, en realidad ambos sexos pueden traicionar con la misma frecuencia y por los mismos motivos.

Es posible destacar que muchos coinciden en que la infidelidad no está relacionada directamente con la búsqueda de una satisfacción sexual carente, sino más bien buscan una variedad en la experiencia sexual, añadiendo que algunos caen en la infidelidad por una incapacidad de expresar a la pareja lo que se quiere o desea y en casos más complejos, por un sentimiento de soledad que se apodera del individuo. De cualquier forma, es posible encontrar que muchas parejas comprometidas se ven envueltas en tentaciones constantes, algunos superan los problemas, otros terminan su relación, pero podemos mencionar las causas de infidelidad tanto en hombres como en mujeres.

¿Qué es ser infiel?

Antes de destacar las probabilidades o causas de infidelidad, haremos una definición de lo que es una infidelidad o ser infiel, que se trata de romper con la confianza de la pareja. Una persona infiel es aquella que mantiene secretos alejados de la intimidad conyugal, cuando se miente de forma constante y con la conciencia de que no estamos haciendo lo correcto.

Cabe destacar que hay expertos que explican que las infidelidades van a depender de las parejas, es decir, que cada relación establece lo que es una traición o que prácticas pueden representar una infidelidad. Otro punto importante es que tanto hombres como mujeres parecen ser motivados de igual forma por las traiciones, algo que había sido considerado errado, ya que se creía que los hombres engañaban más a su pareja.

Causas de infidelidad en las relaciones

Carencias en la relación: Quizá es una de las razones más comunes para ser infiel. La persona en cuestión considera que su pareja no le ofrece el amor, atención y tiempo suficientes y por el contrario si reciben otros miembros de la familia o el trabajo. Cabe destacar que estas personas suelen callar sus sentimientos y no lo hablan con la pareja, terminando como infieles.

Falta de amor: La persona infiel puede percibir que el amor se ha acabado en su relación, todo porque la intensidad sexual o el romance de los primeros años ha bajado y lo cierto es que, en las relaciones, el amor se transforma a un grado de mayor compromiso, intimidad y confianza.

No hay compromiso en la monogamia: Hay personas que viven intensamente su soltería y cuando entran en una relación en realidad nunca aceptan la monogamia ni el compromiso que supone tener una pareja, en pocas, palabras el sujeto nunca ha querido tener una sola pareja sexual, evitan por completo la monogamia, causando infidelidades constantes.

Inseguridades: Muchas veces las personas caen en los engaños porque se sienten inferiores a su pareja, que bien puede ser porque se sienten poco atractivos, viejos o con menos remuneración. La infidelidad para ellos es una forma de reafirmar su valor en el tema del amor, suben su autoestima al considerarse deseables.

Aburrimiento: Es muy fácil que la monotonía y la rutina toquen la puerta de una relación y más si hay hijos de por medio, por eso muchas parejas caen en las tentaciones, porque se sienten estancados y sienten que la vida debe ser aprovechada. El aburrimiento en la relación es un problema creciente en la mayoría de las parejas, en https://elvaso.cl/cambios-de-uso-de-contenido-para-adultos-en-cuarentena/, podemos ver cómo muchas parejas han cambiado su perspectivas de relación durante el encierro producido en la cuarentena, muchos que no sabían que estaban aburridos de su relación, al verse en condición de encierro terminaron en divorcios.

Venganza: Hay personas que son infieles porque su pareja les fue infiel una vez o les descubren en relaciones clandestinas. Evidentemente hay un punto de quiebre en esa relación, ya que no es la mejor respuesta a una traición.

Cómo hacer gritar de pasión a una mujer

Para todo hombre es motivo de orgullo el considerarse un buen amante en la cama, pero no se trata solo de que ellos lo afirmen, cuando una mujer con la que se han acostado les demuestra cuanto disfruta de su desempeño sexual esto les sube mucho la autoestima a los varones y les hace sentir muy seguros de sí mismos.

Son muchos los hombres que incluso afirman disfrutar aún más de observar cómo son capaces de provocar orgasmos a sus parejas que alcanzarlo ellos mismos, y es que el placer femenino está íntimamente ligado al placer masculino creándose un hilo de dependencia que lleva a los hombres a enfocarse muchísimo en satisfacer a su mujer.

Nada llena más de orgullo y de satisfacción a un hombre que ser capaz de estimular sexualmente a su mujer de la mejor manera, pero esto no es para nada una tarea fácil. Quizás precisamente por esto es por lo que les obsesiona tanto, pues los hombres están conscientes de que las chicas no alcanzan el clímax de la misma forma ni tan rápido como ellos. Mientras los hombres básicamente necesitan de la penetración y de unos cuantos minutos a ritmo constante de movimiento para eyacular, las mujeres necesitan mucho más que esto, y es ese reto lo que tanto emociona a los hombres quienes tratan de marcar huella en sus amantes y destacarse por encima de cualquier otro hombre que haya pasado por su cama.

Logra mejores orgasmos con estimulación

El mejor indicio de que lo estás haciendo bien en la cama con tu chica es que ella gima e incluso grite de placer. Esta es la señal universal que indica cuanto ellas lo están disfrutando, y es que si bien es cierto para las chicas es más difícil alcanzar un orgasmo, cuando lo logran son capaces de descontrolarse. Los gritos de placer de una mujer en la cama son música para los oídos de muchos hombres orgullosos de sí mismo, y por ello se trata del objetivo que la mayoría se plantea alcanzar a la hora del sexo ya sea con su pareja formal o con una amante ocasional.

El gran secreto para lograr que tu chica exprese su placer a través de sonidos es entender que para ellas el sexo no es únicamente penetración. Una mujer es capaz de alcanzar uno o más orgasmos en una sola sesión de sexo si su hombre se enfoca en estimular sus partes erógenas con empeño y técnica. De esta forma tú podrías ir calentándola poco a poco antes de llegar a la penetración, ahorrar energía para no terminar primero que ella y asegurarte de que disfrute al máximo contigo en la cama.

El gran punto débil de un hombre durante el sexo es la eyaculación anticipada, así que en estos casos tus mejores aliados son los juegos previos. Dar besos cortos y delicados en zonas como sus muslos, detrás de las rodillas, pies, abdomen, espalda cuello y orejas hará que ella se caliente muchísimo, de la misma forma que tocarla con tus dedos en sus partes íntimas al ritmo que ella misma te indique te dará mucha ventaja también. Descubre lo que realmente brinda placer a tu chica y no temas en ponerlo en práctica y al poco tiempo veras como ella demostrara su placer con gemidos e incluso gritos en la cama.

Otro buen consejo para lograr tu cometido es practicar el sexo oral. A toda chica le encanta que le hagan sexo oral, esto les brinda un placer distinto al que ofrece la penetración y las hace sentirse muy satisfechas. No dudes en hacerlo antes de llegar al momento tan anhelado durante el sexo, e incluso intercálalo con la penetración y los resultados que obtendrás serán de lujo.

Pero hacer que ella alcance un orgasmo no es algo exclusivo de los juegos previos ni del sexo oral, con la penetración también puedes lograrlo, pero para ello te habrás ayudado mucho si previamente seguiste los consejos que te hemos dado. En ese momento ella debe estar bastante caliente ya, y es cuando tú con todas tus reservas de energía al máximo puedes dar lo mejor de ti. Penetra en una posición favorable para estimular su punto G el cual se encuentra ubicado a unos 3 o 4 cm de la vagina. Prueba posturas como la del “perrito”, “piernas sobre hombros”, “la balanza”, etc. Posiciones que además den a ella el control del ritmo de penetración también aportan mucho a alcanzar el orgasmo femenino, así que ella arriba de ti es una excelente idea para practicar en la cama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *